Un poema a las abuelas.

 
Y es que me acabo de dar cuenta de que las
quinceañeras que dejé atrás en mi camino
por la vida, ya son abuelas!
 
 
Abuelas Doradas
 
Abuelas ahora, las nietas de antes…
¡Los giros del tiempo son tan fascinantes!
Si cada momento creemos que somos
las mismas de siempre, me pregunto: ¿Cómo
tan solo en un mero cerrar de los ojos,
llegamos a sabias sin mayor tramojo?
 
Ya que hoy son abuelas, les toca mi pluma;
pues voy a escribirles la rima oportuna.
¡Espero pegarla! y ruego perdonen
símiles erróneos o que desentonen.
 
¿Y qué es una abuela? Pues: ¡una zarzuela!
Es música y canto: alegre tarantela.
Es arte y es drama en propio cinerama.
¡Es ver comiquitas en tu cardiograma!
 
Sueños renovados, dulzura que cela.
Escrutinio sin lupa, a la luz de la vela.
Payasos, peluches, hadas y ¡rochela!
Permisiva guía y mimosa tutela.
 
Es ese sosiego que deja la estela
cuando el barco pasa, con viento en la vela.
Bondad al trasfondo en la telenovela:
figura que alaba, regala y consuela.
 
Es vivir domingos ¡toda la semana!
Es darle sentido a cada nueva cana.
Es armar la fiesta con cada visita y
es verte ¡a ti misma! en esa criaturita.
 
iturrima '10