Acrósticos cortos en alusión a parentesco, roles, efemérides

 

 

Aquí hay varios acrósticos:

Acróstico de VENEZUELA (haz click aquí)

 

ESTRELLA -  INES - ABUELA - PRIMOS - SOBRINA - SALEROSO

 
 

 

Acróstico de ESTRELLA 

 

 

 

 

 

Entre el antes y el después hubo un momento: ¡y ya se ha ido!

           Otro instante dá la prueba ¡irrefutable! de su ser. Con 
Saeta al firmamento, intuimos su regalo:
Titilantes intervalos: ecos de argénteo entrever.
Rutilante insinuación de inaccesibles sucesiones.
           Intangibles ¡mas posibles! por sus sombras de esplendor; que,
Espejeando satinadas
           fuentes de chispas gaseadas
           dan celestes etilenos a un estallido anterior  
Luz de esferas planetarias
           lejanas y legendarias.
           Oclusión que riza instantes
           en ondas de eternidad.
 
           Sin embargo,
Lentamente,
           cuando el día se va alumbrando,
           nos dejan memorizando
Aurea luminosidad.
 
 
 
 
21 de Enero en el día de Santa Inés, 
un acróstico del nombre INÉS.

Inés es alegoría a lo limpio y luminoso.

De etimología griega, Inés es cordura (proviene de “cordero”= Agnes)
Santa Inés es pureza y castidad; inocente y virginal.

 

 santa inés

Con la I de:

Inesperada
“Y” (¡en griega!) conjugación,
Inestable hace a mi pulso el invocarle hoy tu noción.
Pues, Inés:
¡Inestimable! es lo que traes a colación:
Inenarrable el tributo de sagrada convicción.
 
Entre tanto con la
N Es nirvana tu mirada, cual narciso alabastrado en onirismo: ¡inmaculada!
Entre símbolos, coronas la semántica virtud; y un
Soneto inmarcesible bendice tu plenitud.
 
 
 
 
 
Poesía para una Abuela. Acróstico de ABUELA. Humor.
 
Porque…
         
          Más sabe el diablo por viejo que por diablo…
 
Apuesto a que hoy te esperabas una poesía trillada …
Una alegoría pesada, empalagosa o complaciente…. Seré
Boba –mas ¡no cursi! – Y como eres clase aparte
tampoco he de declamarte los escritos de otra gente.
Una cosa es ser tu nieta y otra es, al felicitarte, repetirte desgastados formatos del adular:
¡Elefantes! – engolados y pedantes –  ¡mamotretos pre-enlatados! falsos por su exagerar…
Lo mejor de ti, abuelita: es tu ¡miopía selectiva!
Siendo diva ¡te las traes! y te haces bizca a la verdad
pues, al ver por la rendija que me parezco a tu hija,
el reflejo duplicado, te endulza en autoridad. Lo que
Intento hoy, abuelita, es (en muy pocas palabras) darte ¡gracias! por la gracia de tu nublada visión, que
Triplica tu paciencia, cuadruplicando indulgencia y, en presbicia, es desapego y da - a sentencia- ¡atenuación! 
Abuelita este año ¡no habrá zarracatería! Salvo (mi sabia diablilla) un ¡homenaje a tu omisión!
Y si (a veces) tu opinión dio la impresión de estar “vencida”,
aquí hay ¡una sola miope! y lo suscribo, en admisión.

                                                                                                                            

 

 

 
Acróstico de PRIMOS
 
Cuando éramos chiquillos, no había sorpresa más maravillosa – ni visita más grata –que la de mis primos-hermanos. Pintorescos personajes, cada uno de ellos extraordinario, lleno de chispa, ocurrencias, aventuras, música, arte, diversión…la lista es ¡infinita! y mis recuerdos ¡muy! vivos.
 
Un Acróstico de PRIMOS
 
Para empezar ¡llegan juntos!: de a seis ¡o siete! a la vez. ¡Mosqueteros!, que – en conjunto –  redefinen lo del 3. Sus espadas son ¡sonrisas! Y se traen consigo ¡al mar!: y cada “¡Hola!” es ¡una ola! que es deleite anticipar.
Rompen de golpe la cresta que, en burbujas de estallido, nos salpica su salero y ¡una fiesta se ha encendido! Y se
Inunda aquella escena con la alegría de vivir y ¡se arma una verbena! con premios a repartir. Se intensifican momentos; ¡todo aumenta! al compartir…  Sólo el tiempo ¡se ha encogido! y pronto se habrán de ir… y
Mientras arena-encantos de esas playas de chiquillos van tornándose agujadas, tic-taqueando los castillos… ha
Ocurrido algo curioso, de inexorable aprender: los momentos más dichosos, ¡no se pueden detener!
Se suspenden ¡en el alma! congelando aquel momento, antes de estallar  la ola, cuando hay promesa en el cuento.
 
Y... Muy de pronto – al reencontrarte en las nostalgias de una foto – se reactiva aquella escena y da lugar a ¡un maremoto!
 
 
 
Un acróstico de SOBRINA. Humor.
 
Sobrineándote un soneto (aunque “sobrinear” ¡no es! verbo), se me ocurre que algo escueto debe haber también en “tía”(ar)
Ojalá que en “tía-ando” entiendas, que mi rima ¡es estupenda! y de gerundios sobrineros se ha valido al expresar:
Buena broma que te echaron al salir sobrina mía. ¡Buena broma ser tu tía!; y abrumadas ¡somos dos!
Recuerda, sobrina mía, que la culpa de ser tía solo la tiene mi hermana (tu mamá) ¡gracias a Dios!
Indulgencia con paciencia se une en trío con la distancia para dar cierta arrogancia (de carácter familiar); mas en
Nada te molesta, pues ser tío es cosa modesta, y -cual título honorario-, cautela manda en su honrar.
Antes de la despedida, aunque ya estoy casi ida, solo he querido en mis versos ser jocosa al parentesco
Por lo tanto dejo claro que este acróstico -aunque raro-, por satirizarlo tanto pudo parecer burlesco.
 
 
 

Sal. Salero. Saleroso. Rima en Acróstico.

Su nombre de pila es "Don Aire"

EN SALEROSO ACRÓSTICO
 
Si quieres aliño en tu historia, hay
 
Alguien ¡muy encantador!: se
 
Luce en sentencia oratoria, por lo
 
Extrovertido en su humor.
 
Redobla en donaire al Conejo  
 
Ordena en chiste y decibel
 
Se viste de gala en gracejo … ¡y...
 
Opaca a pila Duracel !!!