Acróstico de Despedida

 
Para decir Adiós, ¡solo tienes que decirlo!
 
                
 
Dios bendiga tu camino y te cuide mientras vas  
Emprendiendo ese destino, que te alejará ¡aún más! 
Sancionada la partida ¡sé que ya no hay marcha atrás! y no es-
-Pero que (al soltarte) te des vuelta o veas al ras. Si
Este adiós es paulatino, finge un soplo de fugaz; y contengo el
Desatino de pensar que volverás.
Ida y vuelta; vuelta e ida: ¿y qué importa…? si quizás
Da lo mismo que te diga “hasta la vista” si no estás.
Adivino (en propio ansiar) que, compelido por lo audaz,
     el trayecto que te impulsa, en propia elipsis, trazarás.
     Si mi abrazo, en paradoja, te libera: me creerás
     que jamás imaginé que de este “adiós” fuera capaz.