Aníbal Gómez Luzardo, Caracas 20.12.2012 (Q.E.P.D.)

 
 
Aníbal, para Dilia
 
Abruman hoy las palabras. Solo hay ¡una! que se basta. Musicales, ciertas notas ¡nos rasgan el corazón! Y en adverbios decorosos, pecando por ambiciosos, los epítetos retumban ¡impostores! de canción.
 
No se trata de consuelo – si más bien ¡es un con-duelo!: Tu latir se siente ¡inmenso!, vibrando desgarrador. ¡Maremoto en rompeolas! Tu pena es color de olas que – estallando en tus entrañas – sangran de índigo dolor.
 
Insondable e inevitable tu vacío nos deja mudas. ¡No hay palabras! que describan este adiós a tu pareja. ¡Llora, amiga! Llora ¡todo!: ese todo ¡¡¡tan amorfo!!! que te lleva, que te abruma; que te cubre y que te aleja.
 
Mas si hay de…
Buscar palabras, la oración ¡está en El Verbo! Inefables traducciones, caricias en re mayor. Son sonatas que, en arpegios, dan cantatas: privilegio de ¡El Tenor! que, sabio ¡es cierto! y ¡acierta! consolador…
 
¡A Dios le hablarás de encargos! Y le invocarás promesas. A Él cantarás en arias tu gran pedido de apego: “que lo cuide y lo bendiga; lo acaricie en Su sosiego” y transforme tu gran llanto en el bel canto de tu ruego.
 
¡La vida no acaba, Dilia! El Amor ¡no tiene fin! Y tu compartir de ¡años! fue un preludio en un jardín… El amor ¡jamás! se esfuma: es prueba del renacer.  Para Dios, “hasta la vista” ¡es promesa del volver!
 

 

Padre misericordioso,
 
Te doy gracias por una vida de fe, que hoy me permite acercarme en humilde plegaria para que me ilumines, como lo hizo en vida tu beato hijo Juan Pablo II, quien supo inspirar, generoso, la expresión más sublime del amor de Cristo.
 
Padre misericordioso…
 
Con fe inquebrantable, hoy te exhorto
Con fidelidad te he adorado
Con tu compasión me conforto
Y con devoción te he rezado…
 
Te encargo, mi Dios, ¡a mi amado!:
Refuérzale todo tu amor
Sosténlo en ti maravillado
¡Y sánalo de su dolor!
 
 
23 de noviembre 2012
 
 
 
¿Cómo se dice “amor” en suspiros?
¿Cómo tuteas tus palabras de fe?
¿Quién, tu mirada, refleja con sueños
y cuando despiertas dice “¡te soñé!”?
 
29 de noviembre 2012

 

 

jazmin@iturrima.com