Para Corito

Para María Coromoto Villasmil Febres-Cordero (Q.E.P.D.), quien inspiró, con tanto amor, la creación de su propia página web que te invito a disfrutar.
 
Corito es mi amiga y, estando enfermita,
es fuente y fin de mi más auténtico iturrimar
 
 
 
Un iturri-manto para Corito
 
Acabas de encontrarla, descubrirla y valorarla
Te ha mandado sus escritos, confidencias y opiniones
Se te ha desnudado de alma, te ha dejado acariciarla.
Se te ha abierto como un libro con lujo de ilustraciones.
 
¿Qué hacer hoy con este llanto que te ahoga, adolorida?
¿Qué decirle?, ¿Cómo darle lo que tanto necesita?
Serle manto en terciopelo, darle un chispazo de vida,
ser aliento, dar apoyo, rellenar su maletita…
 
Hoy por ti, Coromotico, mostraré mi mejor lado
Te haré versos de iturrima, pa´ tu cuerpo maltratado
Doy gracias por encontrarte y si una lección me has dado:
Es reconocer a tiempo el semblante de lo amado.
Manto para Corito 12 feb ´11
 
 
Carta itu-cantadita
 
¡Hola, lectora, qué bueno que apareciste!
 
Estaba con ganas de hablarte, con ganas de acapararte… De agarrarte –de abrazarte– y dedicarte mi tarde. Tenía ganas de estrujarte, de darte un apurruñón; de decirte esas mil cosas que tengo en el corazón. Decirte, chica, ¡te quiero! Te quiero como una hermana: ¡si eso mismo es lo que somos!, pues ¡somos cristorreyanas! Somos todo lo que somos porque lo hemos convivido; porque lo hemos aprendido, porque lo hemos compartido… Porque lo hemos estudiado ¡y nos lo han examinado y aunque no eximimos todas, nadie resultó aplazado… ¡Tantas cosas impartidas desde las siete a la una! Tantos recreos. Tantos chismes – ¿y a la Dirección? ¡algunas! Mil canciones. Carteleras. Chucherías y sandwichitos. Chuleticas y “sopladas”… ¿y el premio? ¡puros besitos!
 
¡Hermanas de conocimientos! Hermanas de una misma era. Tenemos los mismos recuerdos de esa casa “Altamirera”… Con su gran mata de mangos, su kiosquito en el recreo. Cigarritos en los baños. Secreticos de Romeos…
 
Ahora entiendo, chama: ¡¡¡todo!!!
Antes yo andaba en la luna:
No captaba; y solo hablaba
¡paja hasta por los codos!
Hoy Dios nos ha dado el chance de podernos reunir.
Y es como si fuera un sueño ¡el volvernos a nutrir!
 
 
Iturrimándole a un palo de mujer, en el Día Internacional de la Mujer
 
En el día de la mujer ¡vamos a honrar a una grande!
Será corta de estatura,
de peso y de contextura,
pero ¡inmensa! en dignidad, en fortaleza y aguante.
 
De incorruptible postura: no es sumisa, ni mansita.
Decidida, autoritaria.
Justiciera y reaccionaria…
Esta chama -a más de uno- le sirvió su kriptonita.
 
Si alguna ha de preguntarme, ¿de quién trata este homenaje?
Le pondré aquella mirada
que doy a las despistadas
Le apuntaré a una maleta, le mimaré un equipaje
y, sonriendo, le haré señas para ¡un buen aterrizaje!
 
Mujer es ser con altura.
Mujer es ser con soltura.
Mujer es abreviatura; un acróstico de dar…
Mujeres, pues, ¡somos todas!
Unidas, hacemos modas.
Jorobadoras!!: Reacias a lo nuestro renunciar…
Empalmando y conciliando -y para darle al verso fin-,
    se me ocurre este aforismo dicho a modo muy sutil:
Responde mi homenajeada ¡a toditas sus llamadas!
     y orgullosa da su nombre: ¡Coromoto Villasmil!
 
iturrima a la Mujer en su día, 8 marzo ´11