San Valentín: Un canto atípico al amor en el día del amor y de los enamorados. Un jocoso homenaje en rima al amor.

 

 
El 14 de febrero es el día de los enamorados.
Para no competir con el homenaje del año pasado
a San Valentín, preferí plagiar el título de esta iturrima
del gran poeta venezolano, Andrés Eloy Blanco, en sus
"Coplas del Amor Viajero".
 
 

 

 

Coplas del Amor Casero
 
Me permito robar la atención del lector
aunque no voy a hablar de platónico amor,
ni de amor a la patria o amor Shakespeariano;
ni amor a la vida, ni de amor cristiano.
 
 
Mi ocurrencia de hoy – y ya vamos al grano –
Es rimarle a un amor del vivir cotidiano.
A ese necesitar: tácito y ordinario,
que al servirte ¡rescata! del caos rutinario.
 

Me he inspirado en el slogan de aquél comercial:
“¿Qué haría yo sin ti, papel-Rey de metal?”
Y ¡no es la sola frase! la que crea el impacto:
Es la trascendencia que involucra el acto.

 
Así es como empieza esta rima-homenaje
– cambiando de ritmo y hasta de lenguaje –
para hablar de amores en jocoso plano
y valga el “caliche” ¡por venezolano!
 
     
 
¡Gracias, Línea Blanca, de la B a la Zeta!,
porque tu start /stop (para analfabetas)
da, a pulso, la pauta para el ronroneo
que arrulla labores del diario ajetreo.
 
 
Blancos ¡y en colores! Hay tipo empotrado.
Vienen con manuales ¡muy mal redactados!
Traen su garantía y están certificados.
Se pagan por cuotas y son importados.
 
 
Hemos sido – un tanto – mal agradecidos,
Nos han sido fieles ¡desapercibidos!
Son imprescindibles y – sin darnos cuenta –
¡sin ellos no habría vida más truculenta!
 
  
 
Samsung, Hoover, Maytag ¡Oster! Panasonic...
General Electric. Moulinex y Sony.
Philips, Braun y Sunbeam y ¡el gran Robot Rainbow!
Kenwood y Zanussi, Frigidaire y....
 

¡Cuán injustos fuimos con Electrolux!
A sus vendedores ¡le hicimos la cruz!
Plagiaron el nombre del dúo Black and Decker
Y hoy es ¡tan zuliano como un Boris Becker!
 
 
La cosa es que ahora estamos enganchados.
¡Nadie lava en tobo!, ni se bate a mano.
 
 
Sin el microondas estamos perdidos
y ¿sin Tosty-arepas?, se oyen ¡alaridos! 
 
 
 
“¡Veni vidi vici!”: el hechizo está dado:
Ahora esos oficios son ¡civilizados!
Presiona y cerciórate: el “on” es ¡el verde!
Daltónico y todo, ¡no puedes pa´ pierde!
 
 
Por esos inventos automatizados
que dejan ¡todos los corotos!: lavados…
tostados, secados, horneados, rallados…
Batidos, molidos, ahumados, planchados…
 
     
 
¡Doy gracias al cielo y al mundo moderno!
¡Al invento humano y su ingenio eterno!
 

¡Al capitalismo! con vallas y afiches
que promueven coplas de algo ¡tan caliche!
 
 
                        iturrima al 14 feb. ´11