Una rima Por la ruta de Santiago de Compostela

 

 

Mi amiga vasco-venezolana, que amorosamente
llama mis ancestrales raíces bilbaínas, es un ser
de nobleza excepcional, de cuyo retoño veinteañero,
Mikel, se tuvo que despedir anticipadamente
y con cuyos trazos se fue a reencontrar por los caminos
de Santiago de Compostela.
 
 
 
 
Edurne se va a recorrerlos: ¡antiguos caminos sagrados!
¿Su meta? Llegarle a Santiago por la ruta que su alma ha soñado.
 
Edurne se va a Compostela. A pie y con muy poco equipaje,
pues al arribar al destino, querrá quemar todo el ropaje
en símbolo de la pureza de su nuevo renacer
dejando atrás todas las cargas, los dolores de su ayer.
 
Y se bañará en esa playa, contemplando esa puesta de sol…
Llevando, prueba de su andanza, ¡un sagrado caracol!
Haciendo sellar credenciales que redimen al buen Peregrino,
su alma – más pura y sublime- habrá culminado El Camino.
iturrima ´10