Poesía inspirada en el Fantsma y la Señora Muir.

 
Quien hubiera visto la película y/o la serie de televisión de los años ´60 entenderá de qué se trata. Y siendo mi apellido de casada un tanto parecido al de la protagonista, fue motivo suficiente de inspiración para un momento de especial sensibilidad lírica. 
Aspira describir el dolor de un “no-coincidir” temporo-espacial,  en un intento de reencuentro de los personajes, cien años más tarde.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2010 Elegía en Gull Cottage
 
Elegíaco llamado al Capitán Gregg.
 
La casa está oscura.
Te he andado buscando.
No encuentro tu aroma,
ni me siento en paz.
Te he llamado en vano
¿Porqué no contestas?
¿Será que estás bravo
y no regresarás?
 
No hay luna esta noche
y el mar está inquieto.
Hay viento…
y emula tu aliento de sal.
Tiniebla en la niebla.
Silencio que abruma.
Tristeza en cellisca de lo inmemorial.
 
 
Elegíaco llamado a la Sra. Muir
 
La casa está oscura.
No has llegado a tiempo.
Me siento perdido
en paredes de tul.
Te he esperado ¡siglos!
Estoy atrapado.
Sin ti soy fantasma
inerte y azul.
 
Sin luna, esta noche
es eterna vigilia.
Te huelo…
en jazmines de edén inmortal
¡Sos luz que ilumina!
¡Sos canto que anima!
¡Ven! Quítale sombra a lo insubstancial!