Rima azul que engarza a Marzo

(le rima al azul camino)

 

 
“Caminante, ¡no hay camino!, se hace camino al andar…”
 
A Marzo lo engarzo en caminos de andar
pues tarso es -a Marzo-: ¡pareja! (al rimar)
 
 Hundiendo la huella en la arena, al pasar,
mi peso le resta hendidura al Azar
y el pulso que me hinca el trayecto al pisar 
me ensarta con pistas de un Hänsel regar.
 
Y así, vió el Poeta (de garzo mirar)
reflejar la estela de su azul amar.
Ingrávida arena lo incita a amollar
 y un cielo-confín que lo tienta a zarpar. 
 
Por esto es que a Marzo lo engarzo, al voltear,
con huellas que aumentan de azul recordar:
 
Azul el camino ve huella ¡plantar!
Sirena la trova, canta al navegar.
Rendida en leyenda, todo naufragar
al mapa, con equis, vence el adversar.
 
Por eso, ensartando las huellas de andar,
veo que me he endulzado en mi azul voltear…
Y si alguna vez me detengo a dudar
vuelve ese Poeta, del garzo mirar…
 
¡Bardo! que al celeste da meta al rimar
oleaje a la Musa, sonda al inspirar.
Si el adiós, a barca, destiñe al zarpar
añil es la línea que vuelve a atisbar.