Para Elizabeth Kew

 

 

 

Un acróstico de CAMELIA tras un pleito entre rosas.

 

 

Para Elizabeth Kew

 
 
Sería fácil decir que Eli es una rosa…
 
Una rosa, por lo inglesa
y por su delicadeza.
Una rosa por sublime y por su integral belleza.
 
Pero no le he visto espinas...
 
Ni nada punzante,
afilado o ganchudo;
tajante, aguzado
ni puntiagudo.
 
No es enredo silvestre,
ni arbusto espinoso.
No alastra, ni porta
armamento alevoso.
 
 

 
Pero ¡claro que podría ser rosa!, porque…
 
Toda rosa es metáfora;
es icono: ¡Hito!
Es insignia y mensaje:
Un ¡romántico! mito
 
Mas, si así fuera, la estaríamos limitando a…
 
Remilgado artificio;
 ornamento modoso…
Simbolismo esencial
de híbrido melindroso.
 
Cosa que no he de hacer, pues...
 
Con digna nobleza
viene y va en buen carruaje
y – sin armas – su escudo
es ¡blandir de linaje!
 
 
Siendo hidalga – a la inglesa –,
 en sajona proeza,
su armadura ¡es encaje!
que, elegancia, expresa.
 
¿Entonces? Definitivamente...
 

 
Eli ¡es más que rosa!
Es de Kew: ¡princesa!
Dama primorosa
de tal sutileza… 
 
que evoca tersura:
¡Arte! en terciopelo
y – en literatura –
es flor de los anhelos.
 
Es ¡realeza! a rosa…
Y en jaspeado azahar ha
coronado airosa
una nipona tiara.
 
Y por eso concluyo que…
 
De Chelsea ¡esa feria!
– reinando en fineza –
Eli es la Camelia:
¡Rosa Japonesa!
 

 
 
Elizabeth es...
 
 
 
Acróstico de camelia, tras un pleito entre rosas.

 

Consentidora, conmovedora. Es de ternura incomparable.
Amena, dulce y conversadora; a lo Asertiva aúna lo Amable.
Maneja casa, óleos, ¡jardines!
Caballos. ¡Naves! Fiestas. ¡Chelines!
Es elegante y muy refinada; culta, discreta y sofisticada.
Pero ¡cuidado!, ¡es inteligente!; y luce – y deslumbra – por ¡buena gente!
Lo que no quita su buen humor, ni vocaciones ¡de agricultor!
….. Y de
Inmediato, paso al resumen; el cual declamo ¡a todo volumen!:
Por flor de madre, amiga y esposa
se ha dicho de Eli, que es una rosa
y aunque discrepo… ¡sé que supura
Arte, belleza y Arquitectura!        
 

Iturrima florida: “War of the Roses”, 26 de agosto, 2011